Etiquetas

, , ,

Publicado en Hemisferio Zero el 1/04/2013

Diane RodríguezActivista LGTB y fundadora de la Asociación Silueta X, ha sido la primera candidata transexual a la Asamblea Nacional de Ecuador por el movimiento Ruptura 25 en las pasadas elecciones del 17 de febrero. No consiguió su objetivo, pero asegura que ha servido para sacudir las concepciones más conservadoras. Hablamos con ella sobre su experiencia en estas elecciones y del futuro más inmediato en su país.

-Después de muchos años como activista se presentó como candidata a la Asamblea Nacional, siendo la primera candidata transexual en la historia de Ecuador, ¿qué le llevó a tomar esta decisión?

Principalmente tiene que ver con el activismo y en segundo lugar por visibilización del tema GLBT*. Si hacemos un análisis de Ecuador, nos encontramos en una cultura sumamente prejuiciosa y fundamentalista que sigue los dogmas de forma cegada. Con mi candidatura he sacudido aquellas concepciones más conservadoras y las he llevado a la reflexión, eso es indiscutible. Por otra parte, el activismo me ha orientado a que nosotros podemos proponer un sinnúmero de leyes y proyectos de ley pero sin embargo es en la Asamblea, en la legislación, donde se concretan. Y nadie, por mucho que tengamos simpatizantes -y hay muchos actualmente- de los temas GLBT, podrá defender mejor nuestros propios temas que nosotros mismos.

-Durante la campaña electoral y el mismo día de las elecciones ocurrieron diferentes episodios. Me refiero a la propuesta del candidato a la presidencia de Ecuador, Nelson Zavala, para modificar los artículos 66, 67 y 68 de la Constitución de la República y reducir así los derechos de los homosexuales, o el hecho de que usted se haya visto obligada a votar en la fila de los hombres. Un mes después de la cita electoral, ¿cuál es su balance?

Fue un ejercicio indiscutiblemente de reflexión, no solo para los GLBT sino para la ciudadanía en general. Mucha gente se puede preguntar hoy en día qué más valora, sus creencias o sus derechos. Estoy segura que muchos ecuatorianos se hacen esta pregunta pues en definitiva, vivimos una campaña campal, sobre todo por las posturas de reivindicación de los derechos GLBT abanderadas por quien suscribe esta respuesta, y la postura conservadora, arcaica y privadora de derechos humanos como es el dogma que empleó este candidato presidencial. En todo caso, en estos momentos el tema GLBT en Ecuador está en auge, estamos impulsando las reformas a la ley del Registro Civil y hemos demandado al Pastor Nelson Zavala, el cual fue sentenciado a la pena máxima por parte del Tribunal Contencioso Electoral. En lo personal estoy pensando en demandarlo por sus últimas declaraciones post-campaña al decir que soy un “hombre vestido de mujer”, vulnerando el Srt. 11 Inc. 2 de la Constitución de la República del Ecuador que habla acerca de la no discriminación por identidad de género. Haciendo un balance, la población GLBT y por supuesto la población en general hemos ganado, pues nuestros temas van viento en popa.

-En la noche electoral y después de conocerse los resultados a la presidencia de la República, Rafael Correa pidió disculpas al colectivo GLBT por algunas palabras equivocadas y aseguró que “somos diversos, pero jamás desiguales”. ¿Cómo interpreta estas declaraciones en un momento tan importante?

Diane RodríguezMe parece muy interesante e importante. Justamente yo en nombre de la Asociación Silueta X, Diverso Ecuador, M&M y otras organizaciones específicamente de la costa ecuatoriana enviamos una querella al Presidente en agosto del 2012. Él dijo que pediría disculpas en su reelección, y efectivamente lo hizo. Nos parece un acto loable de su parte. Sin embargo, esperamos más que buenas intenciones: necesitamos leyes, proyectos de inclusión real, etc. Esperamos que con sus declaraciones sus intenciones sean estas, que se concreten en un futuro. Yo lo espero afanosamente, no como activista, no como política, no como representante GLBT, lo espero como una ciudadana transexual y reconocida por este mismo Estado pluriforme y diverso al que llamamos Ecuador.

-¿Cree que hay voluntad para seguir avanzando en derechos a nivel institucional?

Estamos frente a una nueva Asamblea. Es cierto que la mayoría son del oficialismo, pero dentro del oficialismo hay diversidad de pensamientos: feministas, humanistas, providas y profamilias. Como sabemos perfectamente, la mayoría de estos grupos providas/familias son grupos de la extrema derecha, que defienden posturas medievales como por ejemplo que una mujer violada sea obligada a no interrumpir su embarazo (sin importar la catástrofe psicológica de ella y los problemas sociales que enfrentará su hijo posiblemente en un orfanato, violaciones, abandonos, maltratos, etc..), o no permitir que podamos hacer uso del matrimonio legal o la adopción. Son los mismos grupos de derecha que defendían la esclavitud de los afros y a los cuales les privaron de derechos, y los mismos grupos que querían y quieren mantener en la actualidad a la mujer como esclava doméstica y sexual del hombre. Entonces, puede que el Sr. Presidente tenga una predisposición para ciertos temas GLBT, sin embargo su gabinete lamentablemente (espero equivocarme), se está contaminando de aquella política que rechazamos día a día y aquellos personajes que responden a intereses particulares. Lo digo porque muchos asambleístas nuevos y reelectos se han manifestado abiertamente con esta tendencia PRO y eso es lamentable. Sin revolución sexual no existe la revolución ciudadana que tanto se enaltece, así de simple, sin ofender, sin polemizar, pero es la verdad. Una revolución debe incluir a todos los ciudadanos y con mayor énfasis a aquellos que hemos sido discriminados históricamente por las familias y grupos de poderes como son los extremistas religiosos. Y uno de esos grupos discriminados somos los GLBT, y si tenemos derechos a medias o migajas, con todo el respeto, entonces esto no es revolución.

-No ha podido conseguir ser Asambleísta legislativa, ¿continuará realizando política dentro de Ruptura 25 o se dedicará exclusivamente a su labor en los movimientos sociales?

Continúo con mi trabajo desde la plataforma de la sociedad civil organizada. Además, de haber sido electa mi contacto con la misma seguiría. Incluso me imaginaba cómo organizar mi agenda cuando quisiera ir a una protesta, porque si me hubieran elegido asambleísta no me quitaría las ganas de pararme en un plaza con un cartel y exigir derechos, independientemente de qué grupo social sea. Por ahora, estoy dedicada a mi activismo político.

-Usted manifestó en una entrevista que ha nacido en una época en la que tiene que luchar, ¿lo sigue pensando?

Diane RodríguezBueno, es la verdad. Esta no es una época para que los GLBT disfruten de este sistema social. El que reflexione sobre los derechos GLBT puede venir y agarrarme la mano y sentir correr la temperatura de la misma, la ansiedad de que se nos entregue lo que por derecho nos pertenece. Y quien piense que tiene todos sus derechos siendo GLBT, o es de clase alta, de derecha o un/a conformista. El no tener ni siquiera el acceso a los derechos más básicos que tiene cualquier Cisgénero-Hetero-Normado es muy lamentable. Yo me privo de un sinnúmero de cosas que me gustaría hacer, como escribir poesía y pintar. Dedicarme al arte y ejercer mi profesión de psicóloga. Sin embargo, estoy en una lucha que me priva de todo esto, incluso me priva hasta de mis momentos de intimidad con mi pareja porque estoy dispuesta a sacrificar todo, para que las próximas generaciones puedan vivir lo que yo no he vivido. Yo sí valoro el que hoy pueda opinar y promover derechos, cuando hace 15 años un homosexual o transexual era encarcelado/a por el simple hecho per se, aquí en Ecuador. Y por tanto, soy consecuente con esas luchas, pues deseo continuar ese proceso de la revolución sexual, entregando mi vida a la misma. Es un proceso que no termina en esta generación. Brincos diéramos si terminara en esta o la próxima generación, pero pasarán siquiera 4 generaciones más -por lo menos en este país- para tener derechos plenos y esto es algo por lo que estoy dispuesta a continuar luchando el resto de mi vida. Estoy dispuesta a dar hasta mi vida misma, con la firme convicción de que esta sociedad será juzgada por la historia.

Para finalizar, si quiere añadir algo más…

Pues quisiera concluir con la motivación a todos los activistas a nivel latinoamericano. Quisiera que entiendan que no podemos esperar a que nos den derechos, tenemos que levantarnos de nuestras sillas a buscarlos. Busquemos aliados, incluso aquellos de las iglesias que nos desvalorizan, hay muchos que nos valoran y que descalifican el dogma discriminatorio de esta institución. Solo entendiendo y comprendiendo que tenemos que luchar podremos vivir con euforia, con audacia y con la libre convicción de vivir siendo libres. Pero jamás vivir de rodillas, sentada o supeditada a un sistema controlado por gente que ni siquiera está viva, y que se ha legitimado con el tiempo, eso es imperdonable de nuestra parte. Los invito a luchar conmigo, tomémonos de la mano y caminemos juntos hacia el mundo que aspiramos en abstracto y que se encuentra a poco tiempo de concretarse. Formen parte de la historia, no se hagan a un lado de ella ni sean el repuesto del tiempo, formen parte del mismo. Abrazos fuertes, combativos y libertarios a todos aquellos activistas de los derechos humanos del mundo.


* En esta entrevista se emplean indistintamente los términos LGTB y GLBT (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales)

Anuncios